Por La Columna Noa.com

Mariano Cuenca, secretario general del Sindicato de Trabajadores del Azúcar de San Isidro, Gabriela Reartes, secretaria administrativa de la Asociación de Trabajadores Rurales de Salta -ATRES- participaron de la mesa de LaColumnaVertebral-TV-Canal 2- el miércoles 11-04-18.

El dirigente del azúcar, aseguró que el cierre del Ingenio San Isidro, dejará 730 trabajadores en la calle. La empresa pagó una indemnización por debajo de la mitad que correspondía por ley. Los legisladores provinciales tiran la pelota al costado, porque no existe capacidad para esbozar una solución favorable a los trabajadores, a excepción de los diputados Rallé y Turi Rodríguez que suscribieron la expropiación del ingenio. El gobierno de la provincia de Juan Manuel Urtubey no presentó ninguna propuesta para salvar la fuente de trabajo. Por su parte, Gabriela Reartes, admitió que a los dirigentes de ATRES les cuesta el trabajo de conciencitización, porque el trabajador rural vive en un estado de esclavitud frente al patrón. La dirigente destacó que la Ley 26.727 “nos igualó con la ley de Contrato de Trabajo y nos dio derechos y esperanzas para salir a pelear”. A continuación reproducimos la entrevista:

Mariano, comentame cómo está hoy el pedido de expropiación del Ingenio San Isidro presentado por el Partido Obrero.

Mariano Cuenca: Es un proyecto al cual los trabajadores participamos del armado de una propuesta de los trabajadores donde no solo firmó el Partido Obrero, sino también un representante del Partido Justicialista de Güemes, de apellido Rallé, además el “Turi” Rodríguez, legislador del Frente Para la Victoria de Capital. Ellos firmaron y acompañaron esta propuesta de los trabajadores. Hoy es la única propuesta, porque por ahí escuché el no rotundo hacia este proyecto de expropiación tanto desde el gobierno provincial como algunos diputados. Ellos no presentaron otra propuesta para poder garantizar que el polo productivo más importante que tenemos en el departamento de General Güemes pueda seguir activo.

¿Cuántas familias dependen del ingenio?

MC: Directamente son 730 trabajadores. Después, indirectamente, hay trabajadores en la zona, en las fincas cañeras. Tenemos también cañeros que son afiliados al Sindicato de Camioneros más de 100 choferes. En total son 1600 trabajadores que dependemos del Ingenio San Isidro pueda funcionar.


Sin contar los cañeros independientes que trabajan conjuntamente con el ingenio, sumado a los comercios que se benefician con esta actividad.
MC:  Hoy, el departamento y gran parte de la economía del departamento de General Güemes se mueve en torno al Ingenio San Isidro. Antes, el dpto que está compuesto por tres municipios: El Bordo, Campo Santo y General Güemes, contaba con otras industrias como la fábrica de cemento que empleaba 600 trabajadores y el ferrocarril con 3.000 obreros. Esa fábrica ya no está y el ferrocarril ya no volvió a funcionar como antes. Entonces hoy la industria más importante que tenemos es el Ingenio San Isidro. Por eso, la preocupación de todo un dpto que el martes pasado estuvo movilizando en las puertas de la Legislatura, con nuestras esposas, nuestros hijos, comerciantes, que dicho sea de paso también estuvo presente la Cámara de Comercio de Gral. Güemes, organizaciones sociales y sindicales trayendo este reclamo justo a la cámara legislativa para que den un urgente tratamiento al proyecto de expropiación, que hoy es la única alternativa. Si bien hoy hay una información extraoficial que indica que hay tratativas de venta y que el lunes realizaron la última oferta, porque hicieron una especie de licitación entre privados. Son todas versiones extraoficiales. Por eso, en la reunión que tuvimos el martes pasado con el presidente de la Cámara de Diputados (Santiago Godoy), quedó el compromiso de armar una comisión con los legisladores, representantes del gobierno de la provincia, el sindicato y que citen a los actuales dueños, el Grupo Gloria, para que ellos puedan informar en qué instancia se encuentran las tratativas de venta. Porque por más que sea una empresa privada y quieran llevar adelante en privado la venta, sin dar ningún tipo de información, a nosotros nos interesa como ciudadanos de Gral. Güemes es si el ingenio va a ser vendido, si va a haber zafra y que nos garanticen los puestos de trabajo. Entonces el gobierno con esa información debe intervenir y convocar al Grupo Gloria para poder brindar tranquilidad a todas las familias que dependen del Ingenio San Isidro.

Pero ¿el gobierno qué dice, qué propone?
MC: El gobierno todavía no realizó ningún tipo de propuesta. Si vi que negó la propuesta realizada por los trabajadores. El gobernador en un primer momento se puso al frente de la problemática, cuando suspendió su viaje a Davos para atender a los trabajadores. Pero después de eso no hubo otra intervención u otra propuesta, idea o alternativa que nos lleve a nosotros a poder solucionar este problema, que una industria lleva más de 80 días con las puertas cerradas.

Gabriela, el sector agrícola también está con graves problemas debido a las malas condiciones climáticas desde enero hasta hoy.
Gabriela Reartes: Nosotros somos trabajadores rurales, estamos hace bastantes años sin representación. Está todavía el sindicato que nos representa a los trabajadores rurales (ATRES), que realmente se hace representar pero no lo hace. Por eso, es poca la participación del trabajador rural defendiendo sus derechos. Nosotros logramos armar hace un par de años nuestro sindicato, que busca sobrevivir y avanzar con lo que estamos haciendo. Estamos saliendo adelante con la esperanza de poder conocer nuestros derechos. A veces nos dicen que nosotros como trabajadores rurales que vivimos en fincas, casas o conventillos de los patrones y que somos ignorantes. Pero la verdad es que si uno se pone a mirar, somos muy inteligentes, porque qué trabajador rural va a salir a pelear contra el patrón si no tiene espalda, si no tiene nada que lo respalde. Entonces nos cuesta un poco tener fuerza. Nosotros armamos este sindicato, estamos participando y estamos saliendo.Veníamos representando de esa manera al sindicato, veníamos consiguiendo derechos que queríamos conseguir para los trabajadores, venimos concientizando al trabajador para que pueda conocer sus derechos para poder defenderse, para que entienda cuál es nuestra lucha, para que sepan cómo nosotros vivimos.

Hay muchísima invisibilidad. En nuestra misma provincia se desconoce. Entonces imagínense en Buenos Aires, que se dice que “Dios trabaja en Buenos Aires”, nos cuesta muchísimo llegar hasta ahí, que nos reconozcan como trabajadores y como movimiento obrero.
Tuvimos la oportunidad de ser parte de la Corriente Federal de los Trabajadores, que nos toman en cuenta como trabajadores y como movimiento obrero que existimos y que salimos a defender los derechos de los trabajadores. Asimismo los sindicatos, que nos reconocen como tal. La verdad que vamos avanzando de esa manera, vamos recorriendo fincas y barrios dando a conocer que tienen derechos y que tienen una ley (26.727) que nos la dio Cristina Kirchner en el gobierno anterior, en el 2011.
Qué casualidad que el único que salió en contra de esa ley fue el “Momo” Venegas, titular de UATRE, fallecido. En contra de una ley que a nosotros nos igualaba con el movimiento obrero. Con la ley de Contrato de Trabajo, que nos daba los mismos derechos, porque imagínense que veníamos con una ley de los tiempos de la dictadura, que en ese momento quizás podía dejar avanzar un poquito al trabajador rural.
La ley 26.727 nos igualó con la ley de Contrato de Trabajo, nos dio derechos y esperanzas de salir a pelear. Este año, nosotros pensamos continuar recorriendo las fincas, dando a conocer cuáles son nuestros derechos. Tuvimos una lamentable desgracia de que cayó granizo, lo que destrozó totalmente 11.000 hectáreas, según los productores, y el gobierno sostiene que fueron 16.000 hectáreas. Si calculamos 5 ó 6 trabajadores x hectárea. En 11.000 hectáreas perdidas, imagínense la cantidad de trabajadores que perdieron el trabajo. Pero no sólo perdieron, sino que la mayoría tampoco tuvimos la oportunidad de tener educación. Entonces no tenemos la oportunidad de ir a buscar otro trabajo. La verdad es que quedamos en una soledad que tuvieron que atravesar muchos trabajadores que fueron al sindicato a pedir ayuda. Lo que decidimos hacer como gremio, fue armar una asamblea con los obreros.
Recordemos que el productor logró tener por hectárea un subsidio de $50.000, más el seguro que cobran, más el fondo especial del tabaco, queda muy bien parados.
Pero el trabajador no quedó ni siquiera en la mesa de discusión. Se perdió el trabajo y quedaron totalmente mal. Algunos viven en la misma finca, otros que alquilan no llegan a pagarlo, no llegaron para que sus hijos tengan los útiles escolares, porque para eso trabajamos, para sobrevivir, porque tenemos un salario muy bajo. Es increíble, pero no tenemos paritarias. Está la Comisión Nacional del Trabajo Agrario, que dice cuánto tenemos que cobrar.
Nuestro pago es por destajo. Es decir, es por tanda, entonces tenemos que ver cuántos kilos hacemos por día para que podamos tener un sueldo al mes. Eso también nos lleva a tener trabajo infantil, porque si nosotros como padres de familia no llegamos a tener un alimento en la boca de nuestros hijos, un plato de comida en la mesa, tenemos que llevar a nuestros hijos para poder levantar la cantidad de encañada o la desencañada, que es el tabaco, o la desflorada, donde manejamos veneno, donde no contamos con protección. Son muchas irregularidades que tenemos en el tabaco, así como también en diferentes productos, como sucede con el ají, que está totalmente en negro y que también es extremadamente terrible, porque quizás es más fácil de hacerlo, pero se trabaja por kilo. Imagínense cuánto pesa un ají seco. Nada. Entonces están todo un día para hacer una bolsa de ají que pesa 20 kilos.Es una situación que está atravesando el trabajador, que viene de hace muchísimos años. Entonces nosotros nos juntamos para ver si nosotros podíamos tener ese subsidio. La verdad que es una lucha, nos hemos juntado con diputados, senadores, intendentes y concejales para recibir el apoyo y para que vean la situación que está atravesando el trabajador rural, porque ellos lo ven. Son personas que nosotros hemos votado, porque cuando necesitaron nuestros votos, recorrieron las fincas. Los conocen muy bien.
También vimos que los trabajadores rurales apoyan la lucha de los trabajadores del Ingenio San Isidro.

MC: Se están llevando adelante reclamos conjuntos con los compañeros de ATRES. También marchamos en la Ciudad de Buenos Aires solicitando que se actualicen los montos del plan InterCosecha, que como bien explicaba Gabriela, los únicos beneficiados del mal tiempo, han sido los patrones que fueron los que cobraron los seguros. De eso no dieron ningún tipo de participación a los trabajadores y el gobierno nacional no quería adelantar el pago de ese plan y que nosotros, los trabajadores del azúcar, también solicitamos la actualización de los montos, porque también lo cobramos. Es un trabajo que se viene haciendo en conjunto. Yo creo que en este tiempo tenemos la necesidad de salir a reclamar conjuntamente como clase social. Tenemos que generar una conciencia de clase más allá de que pertenezcamos a uno u otro sector dentro del sindicalismo y dentro de los partidos políticos en este tiempo difícil que nos toca atravesar a los trabajadores, dentro de políticas nacionales que están direccionadas a beneficiar sólo un sector, que no es el sector al que pertenecemos. Entonces tenemos esa necesidad de salir. Vamos a estar saliendo con los compañeros del campo, porque nosotros también tenemos muchos trabajadores rurales en la zona del departamento de General Güemes, tanto con actividades estatales como privadas.

¿No piensan que Campo Santo, El Bordo y Güemes pueden pasar a ser pueblos fantasmas si no se reabre el ingenio?
MC: Por eso está todo el departamento en alerta a lo que pueda llegar a suceder con esta situación y con esperanza, más allá de la incertidumbre que hay, y la preocupación que se percibe en General Güemes, hoy tenemos la esperanza. Por eso, estamos luchando y buscando todas las posibilidades. Nosotros viajamos a Buenos Aires, llevamos nuestro reclamo al gobierno nacional, nos sentamos reiteradas veces con los diputados provinciales, en reiteradas ocasiones son reunimos con el gobierno de la provincia con propuestas para poder buscar una solución a un problema que es grave y crítico para todo un departamento. Por eso nosotros pusimos en alerta a todas las autoridades provinciales, porque si San Isidro no tiene zafra este año, es muy difícil que después retome la actividad por las características que tiene. El 80% de la caña que mueve el ingenio San Isidro corresponde a fincas de cañeros independientes. Si este año no hay zafra, esos cañeros independientes se irán a los ingenios vecinos, que en este caso, el Ingenio Río Grande ya está pensando iniciar antes de lo previsto su zafra seducir a los cañeros y hacerles contratos por varios años. Entonces por más que haya voluntad política, empresarial o de los trabajadores de que el ingenio vuelva a funcionar, si este año no hay zafra, va a ser muy difícil porque no vamos a contar con la materia prima.

Gabriela: ¿Cuál es la deuda de los legisladores con ustedes como con los trabajadores del Ingenio San Isidro?

GR: Sinceramente creo que es una traición al voto de confianza que le dimos a cada uno de nuestros representantes, porque la verdad que uno les da la confianza y los vota pensando que nos responderán de la manera en que lo necesitamos.

¿Y qué le responden ellos cuando van a sus despachos a decirles que cumplan con lo que prometieron?
GR: Lo que pasa es que nadie te dice que no. Todos te dicen que sí. Como dice el compañero Cuenca, nos reciben, aceptan lo que les decimos, llevamos los testimonios de los compañeros, nos dicen que está bien y que ellos van a luchar por nosotros. Nosotros hacemos todo lo que ellos nos piden, si necesitan un documento, lo hacemos, si necesitan un informe de lo que está sucediendo, presentamos el informe. Nosotros ahora armamos un informe con fichas de todos los compañeros que están reclamando por el Salario Social Complementario, porque ese es el subsidio que necesitamos debido a que la mayoría de los compañeros no llegaron a ficharse. Unos se ficharon un mes, otros dos meses, otros ni siquiera llegaron a ficharse, porque la patronal comienza a fichar desde enero y piden los recibos de diciembre, enero y febrero obligatoriamente para poder cobrar el “InterTabaco”. Entonces son maniobras para perjudicar al trabajador.MC: Lo que pasa es que el patrón quiere tener trabajadores sin derechos. En este tiempo hay un gobierno nacional que está apoyando ese tipo de acciones. Fíjense lo que está pasando en El Tabacal, donde los trabajadores quedaron como rehenes de una situación y un reclamo impositivo tanto de la provincia como del gobierno nacional. Las industrias no quieren pagar impuestos, no quieren aportar a que el país sea sustentable. Ellos tienen la posibilidad porque ganan muchísima más plata que un simple trabajador y que cualquier ciudadano común y corriente paga impuesto. Ellos no quieren pagar. Y tienen al trabajador como rehén o víctima de esta situación, porque despidieron 181 trabajadores en Tabacal para extorsionar al gobierno. En octubre bajó $50 centavos el precio del biocombustible, decisión de la Secretaría de Minería de la Nación (con un ministro gerente de las estaciones de servicio más grande de la argentina Shell). Y en esa guerra de intereses que nosotros somos totalmente ajenos, la pelea está en que si el precio del precio del alcohol sube o merma $50 centavos, quedamos nosotros apretados en el medio. Esto fue en octubre y despidieron 181 trabajadores. Además sacaron una publicación diciendo que los impuestos que le cobran la provincia y la nación los lleva a realizar una reducción de personal tomando al trabajador como una variable de ajuste. El domingo pasado vi que sacaron una publicación con la misma información que ya se sabe desde octubre, entonces están preparando el terreno para seguir despidiendo. Da la casualidad que con el mismo argumento quieren continuar despidiendo.

 

GR: Es un modelo de flexibilización, porque cuando comenzó este gobierno, tenía a su lado al “Momo” Venegas y a la UATRE que era ejemplo y modelo de lo que se venía, porque es funcional al gobierno.

MC:  Yo admiro el trabajo que vienen haciendo los compañeros de ATRES, poniendo en conocimiento a cada trabajador rural sobre lo que contempla la modificación de la vieja ley rural, buscando igualar las condiciones con los trabajadores que estaban encuadrados en la ley 20.744.Yo quiero contarles que la ley rural actual tiene mucho más beneficios que la 20.744, que es la ley de contratos de trabajo. Por ejemplo dice que se pueden jubilar a los 57 años. Ahí es donde tiene que estar el Estado y la Secretaría de Trabajo, haciendo las inspecciones, viendo que los patrones de estancias cumplan con las leyes que están establecidas. A nosotros en el año 2014 nos tocó llevar adelante una medida de fuerza, porque quien administra el Ingenio San Isidro, que es un grupo extranjero de Perú, no querían cumplir con el Convenio Colectivo de Trabajo, ni hablar de la ley madre, que es la de Contrato de Trabajo. Nos hacían trabajar 12 horas en el campo y no nos pagaban las horas extras. Trabajábamos de lunes a lunes y todo eso fue cambiando y se fue logrando que cumplan con lo establecido. Ese es el rol del sindicato y de los trabajadores: Hacer cumplir los derechos que nos corresponde como trabajadores.

Gabriela, quisiera que me cuentes lo que está pasando en el interior de la provincia, ya que comentabas que se conoce muy poco lo que está sucediendo.
GR:  Con esta problemática que tuvimos con el granizo, nosotros como sindicato estamos juntando firmas y estamos llenando las planillas con todos los trabajadores que perdieron el trabajo para que puedan cobrar el Salario Social Complementario. Es un subsidio, pero creo que con una lucha que se comienza, el trabajador se va a dar cuenta que tiene esperanza, confianza y poder, que es lo que nos está faltando a los trabajadores. Tenemos las ganas de salir, pero no tenemos un respaldo. Por eso, hablábamos de la unidad del movimiento obrero, la unidad de sindicatos, de la CGT, ATE, la Corriente Federal de los Trabajadores, de todos los compañeros de las organizaciones políticas y sindicales, buscando el respaldo y la unidad, que estamos necesitando. Al trabajador que nos está viendo le quiero decir que salgamos a defendernos. Todos los trabajadores y el movimiento obrero están reclamando sus derechos, por qué no estamos nosotros ahí? Estamos saliendo, estamos mostrando, pero faltan miles, porque somos miles en la provincia y muchos más nacionalmente. Entonces quiero decirles que pueden salir. Nosotros tenemos el sindicato en Rosario de Lerma, pero abarcamos también todo lo que es Salta Capital. Entonces los recibiremos si quieren venir a conocer o a participar, o si sólo quieren informarse, nosotros estamos con las puertas abiertas para todos los trabajadores rurales y para todos los que quieran ayudar o apoyar. Para que logremos dar ese paso que le está faltando al trabajador rural para poder salir y visibilizarse y poder pelear por sus derechos, por lo más esencial, lo más importante, que es el bolsillo del trabajador.

¿Cuál es la dirección del gremio?

GR: Nosotros estamos en Rosario de Lerma, en el pasaje José Ingenieros al 200, esquina Virgilio Tedín. Ahí está la sede de ATRES.

¿Cuál es tu mensaje final Mariano?

MC: Quiero dirigirme, primero, a mis compañeros, a las organizaciones sociales, sindicales y a todos los que han venido acompañando durante estos 80 días que llevamos reclamando por la reapertura del Ingenio San Isidro. A los legisladores que puedan hacer uso de las herramientas que brinda el poder legislativo para dar tratamiento a un proyecto que no solamente está salvando los puestos de trabajo, sino también la economía de todo un departamento. Y al gobernador le pido que pueda citar urgente a una reunión donde el Grupo Gloria pueda informar en qué instancia se encuentra la tratativa de venta, o que informen si lo están por vender, porque nosotros vamos a seguir insistiendo, si no hay un intento de venta, por la propuesta presentada por los trabajadores que es el proyecto de expropiación.

También se habló de crear una cooperativa de trabajadores.
MC: Por el momento lo que nosotros presentamos es el proyecto de expropiación, donde el gobierno de la provincia  que estaría haciéndose cargo de la administración de un ingenio. Otra propuesta podría ser, como se hizo en la década del ’70, una empresa co-gestionada entre el Estado y los trabajadores.Fue una experiencia que se hizo con la empresa eléctrica en Buenos Aires.

MC: Se puede hacer cuando hay voluntad de parte de quien elegimos nosotros para llevar adelante la administración de la provincia. Si hay voluntad, puede haber muchas alternativas, no solo una, como hoy, que es el proyecto de expropiación.

​http://lacolumnanoa.com/temas-de-la-semana-expropiacion-de-san-isidro-y-abandono-del-trabajador-rural/gabriela-reartes-mariano-cuenca-2018-2/​