Por RedComSur ***

La violencia es un método utilizado con frecuencia en nuestros pueblos de la Patria Grande, por sectores vinculados visiblemente a intereses desestabilizadores orquestados y financiados desde los Estados Unidos.

Foto: Página 12.

La injerencia racista registrada en Bolivia -Cochabamba y La Paz-, demuestra una vez más la consecuencia de actos descaradamente golpistas incitados por una oposición a la que se le notan los hilos cuando son usados como títeres en el escenario político.

Podemos observar que es la suma de todas las miserias humanas: racismo, misoginia, odio y desprecio por un Estado inclusivo.

Bolivia es un estado plurinacional, donde la paz ha sido uno de los grandes objetivos del compañero Evo Morales en todo este tiempo de conducción política. También representa uno de los grandes ejemplos para la Patria Grande, para mirar en cuestión de soberanía, distribución de las riquezas, igualdad económica, social, cultural y religiosa.

Desde la Red de Comunicadores del MERCOSUR repudiamos los hechos de violencia contra mujeres bolivianas, como una práctica racista y misógina de un sector de la sociedad de los privilegios en ese país. Sabemos también que no se trata de un hecho aislado, sino que forma parte de un esquema desestabilizador y golpista que apunta a la figura de Evo Morales.

Por tanto, nos solidarizamos con nuestro compañero y todos su gabinete, sindicatos, organizaciones sociales y pueblo boliviano, que en estas horas deben resistir con ternura y firmeza, una vez más.

Red de Comunicadores del MERCOSUR