Por Montserrat Mestre   ***

Cuando en 1945  el embajador estadounidense en Argentina, Spruille Braden  -un canalla de película- le dijo a Perón que si cumplía las exigencias que le presentaba sería muy bien considerado en su país, el presidente argentino le respondió que no le interesaba ser considerado muy bien en EEUU a costa de ser considerado “un hijo de puta” en su patria.

A Mauricio Macri parece que sí le interesa ser bien considerado en EEUU. No me sorprendería que el espectro de Braden se hubiera paseado por la sala donde el nefasto presidente Macri, recibió de manos del think tank estadounidense Atlantic Council, un premio por la “Dedicación desinteresada a su país”. ¡Qué cinismo!  Por definición, un mandatario extranjero “amigo” de los lobbistas del Atlantic Council no puede ser un servidor “desinteresado” de su país, como bien decía Perón.

La Lobbypedia alemana define al think tank estadounidense Atlantic Council, como “una organización de presión de EEUU, impulsada por corporaciones globales y ex altos funcionarios gubernamentales y militares, a través de los cuales establecen contactos con mandatarios extranjeros con el fin de llevar sus ideas de economía, política y seguridad guiadas por los intereses de la política oficial (de los EEUU)”.

Los socios y patrocinadores de la organización, dependiendo de la tarifa que paguen, pueden acceder a diversos grados dentro de las posibilidades de influencia del Atlantic Council.  Actualmente hay alrededor de 100 empresas miembros, que obtienen  información oportuna y acceso a los responsables de la toma de decisiones del sector público y privado de un estado, para introducir sus negocios.

Algunas de las corporaciones que forman parte del Atlantic Council son: Chevron, Lockheed Martin, Bank of America, Blackrock (uno de los grupos financieros más importantes de Wall Street), Krauss-Maffei Wegmann (industria armamentística alemana),  Raytheon (el mayor contratista de defensa de EEUU), Thales (compañía francesa de defensa y seguridad), Coca-Cola, Boeing, ExxonMobil, Edelman (empresa estadounidense de campañas de imagen, relaciones públicas y  marketing, famosa por sus campañas por blanquear todo lo indefendible en cualquier parte del mundo), Northrop Grumman Aerospace (el cuarto mayor contratista de Defensa de EEUU),  Shell, entre otras.

http://pajarorojo.com.ar/?p=39875