«

»

Abr 19 2017

Imprimir esta Entrada

LA DIPUTADA DUARTE SE SOLIDARIZA CON DESPEDIDOS DE RADIO NACIONAL Y REPUDIA LA “TEMERARIA ACTITUD” DEL GOBIERNO NACIONAL

Advirtió la ruptura de Macri con el acuerdo social que propuso a sus votantes. Enumeró varios enunciados del Presidente que después desconoció, y alertó sobre la precarización laboral, al tiempo que estimó que los derechos conseguidos “deberán ser defendidos nuevamente desde las calles”..

​ La diputada provincial Myriam Duarte se solidarizó con los 21 ex directores de Radio Nacional despedidos de sus cargos, pese a que la gran mayoría accedió a ellos por concurso durante el Gobierno anterior, al tiempo que repudió “la temeraria actitud del Gobierno de Mauricio Macri, de continuar fortaleciendo la persecución política”, a pesar que llegó prometiendo otras líneas de acción, lejos de la estigmatización, odio y revancha que promueve, según entendió la legisladora misionera.

Si bien hace un listado de las falsas promesas, Duarte encabeza la denuncia con el despido de los 21 trabajadores del Sistema de Medios Públicos de la Argentina (RTA) con lo cual, entiende, “Macri sigue haciendo gala del incumplimiento a su palabra y, por lo tanto, al acuerdo electoral con sus votantes”.

En ese sentido, recuerda que el Presidente prometió que durante su Gobierno “nadie sería perseguido por pensar distinto” pero sin embargo, “miles de trabajadores del Estado fueron despedidos luego de constatarse las publicaciones que realizaban en redes sociales”, un hecho ya de por si temerario porque “revisar sus publicaciones constituye una flagrante falta a su palabra y viola los derechos personalísimos de esos trabajadores”.

En Iguazú se puso en pie un sistema de medios obsoleto

Duarte también rescató la promesa incumplida de poner a los mejores en los lugares que les correspondían, al hablar al comienzo de su gestión “de meritocracia, concepto que rescata a los que más se esfuerzan para ser los mejores”, aunque desconozca así las condiciones de partida de los distintos sectores sociales.

De todas maneras, los ex directores de Radio Nacional, ahora despedidos, accedieron a esos cargos por concurso público de oposición y antecedentes, “con el desafío titánico de poner de pie un sistema de medios totalmente abandonado, obsoleto y en pésimas condiciones que impedían o limitaban su operatividad, como fue el caso de Radio Nacional Iguazú”.

Ellos y ellas que ingresaron por concurso, fueron reemplazados con el cambio de gestión “por personas que nada tienen que ver con la comunicación ni con la radio, ya que, salvando la persecución política que implica justificarse -al mencionar que ingresaron durante el Gobierno anterior- aún las personas con las mejores condiciones técnicas y profesionales fueron separadas de los cargos a los que accedieron por concurso”, insiste, para cuestionar que pese a que eran los mejores, “pesó más la especulación sobre su afinidad política y quedaron desempleados. A cambio tenemos en el Enacom  a un político sin el menor conocimiento del área, y a su yerno, que exhibe por todo “mérito”, haberse casado con su hija”.

La nueva precarización laboral

La diputada Duarte también recordó que Macri prometió que “todos podríamos ser felices haciendo lo que nos gusta. Está claro que el Presidente es feliz haciendo lo que le gusta: achicar el Estado, disminuirlo a su mínima expresión, perseguir y sancionar a quienes considera “ideologizados”, desde un ejercicio del poder que da cuenta de profundo ideologismo… de derecha, antipueblo, antipatria” y alertó que su Gobierno “utiliza a los trabajadores del Estado para dar señales sumamente preocupantes a los capitales transnacionales”, y que tienen que ver con que en la Argentina “se despide sin costos a trabajadores en planta permanente” como ya ocurrió, “con otros trabajadores con hasta 20 años de antigüedad en planta permanente, que fueron despedidos hace un año en el Ministerio de Trabajo y de Economía. Y 20 años es mucho tiempo para adjudicarlos al kirchnerismo”.

Lamentó además que el Presidente, que “prometió y sigue insistiendo en la importancia de respetar las leyes, se llevó puestas las leyes que lo incomodaron, modificándolas de facto sin pasar por el Congreso. Y en este caso, despide a 21 trabajadores haciendo caso omiso de la existencia de una Ley de Trabajo, que prohíbe explícitamente la persecución política. Y ni hablar del despido de trabajadores en planta permanente, en cuyo caso debe argumentarse con mucha firmeza y pasar por un proceso de juicio. Todos estos mecanismos legales fueron desconocidos, como si simplemente no existieran”, expresó.

A pesar que en la campaña electoral Macri prometió no llenar el Estado de militantes, terminó despidiendo a trabajadores profesionales incorporados por concurso “para reemplazarlos por conspicuos referentes políticos del radicalismo, sin ninguna formación ni experiencia en comunicación”.

“Discutimos la legitimidad del contrato social con los votantes”

Además, la legisladora denuncia que Macri legitima “una elite nacional a la cual las leyes no aplican: son los dueños del país, por lo tanto las leyes son para “los demás”. A ellos no los alcanzan. Laura Alonso, al frente de la Oficina Anticorrupción, vía violación de una Ley (que exigía para el cargo el título de abogado) es la prueba más clara de esto”. Sin desconocer ni negar “la legitimidad de un Gobierno que asume con el voto ciudadano (en algunos casos también popular), pero sí ponemos en discusión la legitimidad del contrato social establecido con tantos votantes que creyeron que no perderían nada de lo que tenían, y en cambio vivirían mejor, por entonces, en campaña “todos merecíamos vivir mejor”.

En ese contexto que describe, entiende que “la primera ruptura del contrato social se constata cuando nos cambian el mensaje, diciendo que no sólo no merecemos vivir mejor, sino que de hecho estábamos viviendo demasiado bien, y no lo merecíamos”.

A casi un año y medio del inicio de la gestión macrista, “no queda en pie un sólo punto del contrato social: prometieron terminar con la corrupción, y la vicepresidenta Gabriela Michetti entró una valija de joyas de contrabando (sin declarar), y no hubo avances sancionatorios. Denunció la misma Vicepresidenta el robo de un dinero que no podría haber tenido en su departamento y que a pesar que no pudo justificar, fue sobreseída”.

Con Macri se profundizaron todos los problemas de la Argentina

La legisladora recordó que el Presidente intentó condonar una deuda millonaria que mantiene su empresa con el Estado, “en relación al incumplimiento de contrato de Correo Argentino (si existe la deuda es porque el incumplimiento se constató). Tenemos a un accionista de Shell decidiendo la política energética del país; el dueño de uno de los mayores supermercados del país definiendo la política comercial, y un integrante de la familia que conduce las importaciones al frente de las políticas de producción”.

Por ello, sostiene, “ya no tienen argumentos éticos para insistir en “limpiar” el Estado de la supuesta corrupción anterior.
Es claro que así como se profundizaron todos los problemas de la Argentina
(mayor pobreza, mayor desocupación, mayor déficit, mayor inflación, mayor confrontación entre argentinos) se radicalizó y expandió todo problema de corrupción que pudiera haber habido, defendido y justificado, con un cinismo que sólo corrobora que hacen aquello de lo que nos acusaron tantas veces: vinieron por todo. y cuando decimos todo, es todo”, enfatizó.

Volver a las calles a defender derechos
La diputada Myriam Duarte recordó que aquellos derechos laborales que se conquistaron en las calles, a partir de movilizaciones populares, “deberán ser defendidos nuevamente en las calles”, frente a un Gobierno que “profundiza la intención de llevar sus niveles represivos a niveles peligrosos para cualquier convivencia democrática” y en ese contexto, “no podemos dejarlos avanzar sobre derechos afianzados a lo largo de toda la historia de los trabajadores en el mundo entero. No podemos permitirnos volver al primer centenario. Nuestra historia no puede atrasar cien años”.

Con esas reflexiones, enmarcó el repudio a la “temeraria actitud del Gobierno de continuar fortaleciendo la persecución política, ya que no puede argumentarse desde ningún otro lugar esta avanzada sobre los trabajadores” y expresó su “profunda preocupación por la transgresión a las leyes y la grave polarización social acicateada desde el Gobierno, que habiendo prometido unir a los argentinos, no hace más que sembrar estigmatización, odio y revancha”.

“Ya no queda una sola careta: este Gobierno y su casta empresaria y oligárquica no vino a resolver nada; vino a cobrarse la afrenta del pueblo de haber intentado ser feliz. Y a llevarse de nuestro patrimonio nacional lo que no pudo llevarse en la dictadura y en todos los gobiernos democráticos que le siguieron”, donde el despido de 21 trabajadores, profesionales ingresados por concurso, “son la prueba viva de ello”.

Finalmente saluda “la dignidad de los trabajadores de RTA que con la frente alta pueden argumentar cómo y por qué accedieron a sus cargos; y cómo la forma de sus despidos corrobora esa integridad ética y profesional que el Gobierno no busca sino que deplora”, sostuvo la diputada.

Enlace permanente a este artículo: http://redcomsur.org/sitio/la-diputada-duarte-se-solidariza-con-despedidos-de-radio-nacional-y-repudia-la-temeraria-actitud-del-gobierno-nacional/