Por Diego Olivera Evia   ***

La nueva realidad de América Latina bajo el mando de EEUU.

La modelo neoliberal amplia un modelo fascista, sustentado en Brasil por Bolsonaro, un ex capitán del ejercito brasileño, que fue dado de baja por torturador y asesino de luchadores sociales, el uso de la esvástica en las escuelas, el ataque permanente a las izquierdas y el odio al marxismo es parte de un terrorismo, el odio de este personaje contra los indígenas, acusándolos de no ser brasileños y no hablar portugués, no merecen ser ciudadanos y son acosados por los terratenientes, los hacendados y las trasnacionales  no escatiman en deforestar el amazonas, despojando a los pueblos de su habitad. De la misma manera el fascismo de Bolsonaro y los militares llevan una bandera de ataque a los pueblos vecinos, el abuso contra Paraguay, acaparando sus tierras y controlar la represa de Itaipu para los fascistas, y también amenazando a Argentina y al elegido Presidente Fernández, para intentar frenar el desarrollo de los argentinos, esta realidad marca el peligro de las naciones del Cono Sur.

En el marco de este modelo fascistas se agrupa el terrorismo del gobierno de Chile, con la campaña terroristas de Piñera, asesinado a chilenos y usando armamentos criminales, como fusiles especializados con mira, para disparar a los ojos de los luchadores sociales, la violación a mujeres, jóvenes y mayores, decenas de desaparecidos, como jóvenes detenidos solo por ser estudiantes, van a sus casas a buscarlos, de la misma manera el fascista presidente de Chile, manda a miles de carabineros a la calle, pero no puede parar a los miles de chilenos, que diariamente toman las calles de Santiago y  la ciudades de esta nación, en la búsqueda de una nueva constituyente, para sacar a la constitución del fascista y asesino Pinochet, que debido a la inmoralidad de los políticos chilenos, del PDC, de los falsos socialistas, como la Bachelet  amiga y apoyando a Piñera, como ahora en la ONU apañando el terrorismo del presidente, esta es la realidad de una nación en manos del terrorismo de estado.

De la misma manera el golpe en Bolivia, amplia esta brecha de crear un modelo fascista y terrorista, bajo las políticas interina de Bolivia, Jeanine Añez, una senadora de la derecha, barragana y prostituta apareciendo en burdeles desnuda y ahora se cree una diosa al llevar una biblia y usarla para asesinar a los con nacionales bolivianos, el uso de barbarie para decir que hay que matar a los pueblos indígenas, y siendo ella una indígena boliviana, bajo una farsa de que es de origen nórdico mostrado imágenes, esta mujer de mala vida ahora con los militares y los empresarios.

Han llevado a un modelo fascista asesinado a decenas de bolivianos, solo por ser indígenas y hasta los militares rasos fueron destituidos, por no atacar a sus familias, estamos ante un genocidio y hasta el partido de Evo Morales le dio la espalda al llegar acuerdo en nuevas elecciones y a ahora Evo es acusado de terrorista, por crear en 3 gobiernos de desarrollo, de los derechos de los pueblos autóctonos, para ser desplazado por un militar golpista, que le dieron un millón de dólares, y ante la muerte de Evo y su expresidente, nunca conspiraron o se enriquecieron,  y ahora la falsa de la interpol lo buscan, esta es la realidad de esta nación en manos de barbarie y el derecho libre para matar a su propios connacionales.

La nueva realidad de América Latina bajo el mando de EEUU

L a sociedad humana avanza hacia una crisis global, en el marco del capitalismo, el resurgimiento del fascismo en Europa y América Latina, impulsado por el modelo imperial de EEUU, con la presidencia del magnate Donald Trump, que ha impuesto sus reglas del juego, logrando controlar a la Unión Europea (UE), como a la OTAN el brazo militar de la UE, en ese mismo sentido aplica mecanismos, para intentar controlar a la Organización de Estados Americanos (OEA). Creando mecanismos coercitivos, de los miembros, pero en una guerra sin cuartel contra Venezuela, pero no han podido lograr mayoría, para agredir a Venezuela y apoderar un gobierno de facto en esta nación sudamericana, la imposición de un títere de la Asamblea Nacional (AN), en desacato, ha generado una grave crisis, donde el petróleo, el Oro, el Coltan, las refinerías de CITGO, de propiedad venezolana, son la base de una guerra imperial y sin escrúpulos.

Un informe de la CELAC advertía los posibles efectos del modelo gringo desde las promesas de campaña y a partir de la (inesperada) asunción al Gobierno de Donald Trump suenan las alarmas sobre un “retorno al proteccionismo” en Estados Unidos (EE. UU.) como amenaza al orden global neoliberal. Se ha renovado la discusión liberalismo-proteccionismo desde una postura hegemónica que plantea ambas alternativas como contradictorias y en la que el proteccionismo sería un lastre del “populismo de derecha” de Trump que atenta contra los logros del neoliberalismo a nivel internacional. Así, desde la prensa hegemónica -que se hace eco de las voces expertas más calificadas- se viene advirtiendo sobre los perjuicios de los lineamientos proteccionistas impulsados por el Gobierno, en particular, los efectos en la economía y geopolítica internacional y, también, para América Latina y el Caribe (ALC).

Sin embargo, hay poca información concreta sobre cuál es el impacto en inversiones y relaciones comerciales con la región, donde las políticas de Trump, paradójicamente, parecen haber profundizado el neoliberalismo por la vía de la expansión de las transnacionales estadounidenses. Además, más allá de si el proteccionismo es “bueno o malo”, los resultados de los lineamientos implementados parecen haber abierto un nuevo ciclo de crisis en la economía de EE. UU. a la vez que están causando un impacto significativo en la geopolítica internacional. Lo que no está tan claro es que se trate de medidas que amenacen la supervivencia del neoliberalismo.

A continuación, expondremos qué es el “proteccionismo à la Trump” (una cosa es lo que se dice, otra es lo que se decide y otra diferente, lo que se logra), dimensionando, en primer lugar, sus efectos en EE. UU. para, en un segundo momento, abordar su impacto en las relaciones con ALC

Proteccionismo à la Trump en EE. UU.

La llegada de Trump a la presidencia de EE. UU. auguraba, para la mayoría de analistas, un menor ritmo de comercio y de inversiones con la región. En efecto, varios factores parecían conjugarse en este sentido: la suspensión de acuerdos, como el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), que contemplaban la reducción de barreras no arancelarias, la armonización regulatoria y la creación de nuevos estándares para regular el comercio digital; la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); la idea de renegociar, también, acuerdos bilaterales con otros países como Chile, Colombia, Panamá y Perú, entre otros; las críticas a la OMC por favorecer el libre comercio; y la apuesta por la relocalización de la producción de las empresas estadounidenses hacia EE. UU.

Diego Olivera Evia
Periodista, Historiador y Analista Internacional
diegojolivera@gmail.com

https://barometrolatinoamericano.blogspot.com/2019/12/el-modelo-neoliberal-retorna-al-cono-sur.html