Por Rómulo Pardo Silva   ***

Es posible que la conducta de los funcionarios de la oficina de derechos humanos esté influenciada por rechazos inconscientes al estilo chavista, el socialismo 20; su apego cultural a lo occidental. Que sin proponérselo hayan estado predispuestos contra el poder venezolano.

Pero el armado del trabajo publicado fue conscientemente dirigido contra el gobierno venezolano y en apoyo a Estados Unidos.

Se decidió ocultar la agresión a los derechos a alimentación y medicamentos de los venezolanos perpetrada por Estados Unidos.

Acusar al gobierno de tener presos políticos sabiendo que el Estado tiene la obligación de juzgar y castigar a los que organizaron el intento de matar al Presidente y altos mandos militares, a los que respaldaban la masacre y destrucción de una invasión de soldados extranjeros, a quienes organizaban la destrucción de un gobierno miembro de la ONU.

Se concentraron en declaraciones de opositores en el extranjero y minimizando los testimonios en el país favorables al gobierno o acusatorios para la oposición.

Calificar las muertes por enfrentarse a los cuerpos del Estado como crímenes a opositores y no muertes en acciones delictuales sin datos concretos.

Descartar los avances populares en vivienda, educación y salud gratuitas, realizados por el chavismo.

La persona encargada del trabajo político en el informe es militante de un partido reformista proempresarios y actuó en su país como aliada del bloque Washington/Occidente.

Su conducta le desprestigia. Sus enemigos de derecha no le creen de confianza y los de izquierda juzgan su trabajo venezolano.

El hecho no es novedoso en los empleados de Occidente,

Los investigadores de armas químicas usadas en Siria trabajaron para culpar a Asad como quería Occidente.

Ahora la investigación del derribo del avión de pasajeros sobre Ucrania busca oscuramente relacionarlo con Rusia.

Estos informes se hacen para dar fuerza mediática a conductas de agresión política, económica, militar, diplomática, pero hoy la situación hace que sean de efectos menores.

Con o sin fabricación de informes los poderes que han emergido siguen apoyando a Siria y Venezuela.

Rusia dice que continuará reforzando el potencial de las Fuerzas Armadas de Venezuela para abortar los planes golpistas de Estados Unidos en el país caribeño. “Por supuesto, en el marco de los acuerdos vigentes, llevaremos a cabo actividades para fortalecer las capacidades de las Fuerzas Armadas de ese país”, ha aseverado este viernes el viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Riabkov, a los periodistas. Riabkov ha subrayado que Rusia está decidida a contrarrestar cualquier intento interno o externo para desestabilizar la situación en Venezuela. Hispantv

El conflicto mundial actual se resuelve con fuerza múltiple y Occidente no posee la suficiente.

El Orden planetario de los empresarios es insostenible. No les sirve ni siquiera la conquista.

Contacto romulo.pardo@gmail.com