Por Marion Saint-Ybar   ***

Las epidemias son viejas compañeras de la historia humana. Todas fueron el resultado de la globalización. En el pasado los seres humanos siempre se han movido y han acarreado con ellos desde un lugar hacia el otro los microbios que en ellos mismos habían sobrevivido.

Conocemos el terrible impacto de las enfermedades transportadas por los conquistadores al mundo de los indígenas americanos.(…)  Pero es en la industria farmacéutica donde las consecuencias de la interrupción de las líneas de producción podrían tomar la dimensión más dramática. Los ingredientes activos de alrededor del 80 al 85% de los medicamentos vendidos en Europa se producen de hecho en China en empresas que están al menos parcialmente cerradas porque su personal debe estar protegido contra la propagación del virus. Este desarrollo aumenta el riesgo de una escasez de drogas. Debido a que los principios activos, es decir las moléculas que confieren a los tratamientos sus propiedades terapéuticas esenciales, obviamente determinan su efectividad. Una vez más, las compañías farmacéuticas han cedido como la francesa Sanofi a la orden judicial de los financieros que, en busca de la mejor tasa de rendimiento y obsesionados con “reducir los costos salariales”, han presionado por la organización de este sub-tratamiento. (…)

La crisis del coronavirus destaca otros problemas fundamentales de salud pública, como el tema de las drogas. El capitalismo transforma nuestra salud en una mercancía en todos los aspectos y, por lo tanto, la industria farmacéutica es una de las más rentables del mundo y está controlada por un puñado de laboratorios privados gigantes que persiguen su propia lógica financiera. Para abordar los problemas de salud pública, se debe nacionalizar todo el sector farmacéutico y poner a disposición los recursos necesarios para la investigación «. Párrafos salientes del valioso artículo de MSY quien nos brinda su singular enfoque. Más abajo, la columna completa del corresponsal internacional de la APL.

Las epidemias son viejas compañeras de la historia humana. Todas fueron el resultado de la globalización. En el pasado los seres humanos siempre se han movido y han acarreado con ellos desde un lugar hacia el otro los microbios que en ellos mismos habían sobrevivido. Conocemos el terrible impacto de las enfermedades transportadas por los conquistadores al mundo de los indígenas americanos.

Se estima que las primeras epidemias importantes son el resultado de la promiscuidad con animales domesticados. Sabemos que de 2.500 virus capaces de matar humanos, 1.400 provienen de animales. Hoy también las epidemias recientes se han relacionado con el contacto con animales. Estos son ahora aquellos que han sido expulsados de sus hábitats naturales por la extensión de la presencia humana. Una vez más, nos enteramos de que esto sucedió en China con los murciélagos que llegaron a establecerse en la ciudad después de la destrucción de sus casas por los asentamientos de los seres humanos.

En 1720, el barco “le grand Saint-Antoine” quería atracar en Marsella. Después de varias aventuras ideadas por el capitán, el alcalde de Marsella y agentes corruptos de seguridad de la salud, el bote pudo descargar a sus pasajeros, pero especialmente sus bienes, a pesar de que varios pasajeros ya habían muerto de cólera a bordo. La epidemia mató hasta el 60% de la población de Marsella y se extendió por toda la provincia.

La epidemia en todas partes satisfará los requisitos de salud y los sistemas de salud que ya están en gran medida tensos por políticas para reducir el gasto en servicios públicos. Por lo tanto, es una terrible fuerza de dislocación la que actuará. En todas partes los poderes políticos serán responsables de las innumerables disfunciones y aberraciones que surgirán en la gestión de la crisis.

Hoy en día lo que será notable es que las cadenas de interdependencia en la producción, que se habrían roto y reparado a escala local, se romperán a escala mundial porque el taller general de nuestro tiempo está en China. Tomará algunas semanas observar concretamente esta ruptura y llevará muchos más restaurar los circuitos que precedieron a la epidemia.

Las prolongaciones de la crisis del coronavirus en la economía mundial están arrojando una luz muy cruda sobre la globalización liberal bajo la influencia de los mercados financieros.
En Europa se identifican serias tendencias en varios sectores industriales clave. Estamos presenciando una reducción cada vez más significativa en las existencias de repuestos o elementos esenciales para cierta fabricación. La epidemia resurge así los excesos más graves de una globalización liberal que se designó hace poco tiempo, como un método sin atractivo, un medio esencial para fomentar el crecimiento y el desarrollo del mundo.

Muchos sectores se ven afectados. Pero tres están en proporciones que los llevan al borde de un umbral de alerta: el automóvil, la electrónica y los productos farmacéuticos. La «ruptura de las cadenas de producción» con China o (y) el Lejano Oriente constituye una desventaja cada vez más importante. Empuja a la industria automotriz y sus grupos de equipos en Europa en dificultades. Como en Alemania, donde decenas de miles de empleados son empujados en estos días hacia el desempleo técnico.

Debe saber que antes de instalarse al final del viaje en un vehículo, una parte esencial del motor, el compartimento de pasajeros o la carrocería pueden haber dado la vuelta al mundo. La búsqueda frenética de salarios y costos sociales más bajos, combinada con el desarrollo de transporte de bajo costo ha contribuido en gran medida a este tipo de organización de producción. Esto es el origen de parte de las reubicaciones orquestadas en los últimos años a los lugares más rentables por los gurús financieros que conducen a los destinos de los grupos industriales más grandes. Ya sea para acceder a un mercado de buena reputación como Estados Unidos y América del Norte. O si se trata de externalizar la fabricación a países donde los salarios pueden ser aplastados. Resultado: cuando la producción se ralentiza, o incluso se paraliza por el virus, estos grandes organizadores de la globalización liberal, los mercados bursátiles, colapsan.

En electrónica, este tipo de desregulación es aún más sensible. Los componentes de iPhones y otros productos electrónicos de consumo se fabrican en China. Sin embargo, el grupo chino Foxconn, que aparece a la cabeza de esta subcontratación para las multinacionales estadounidenses del sector como Apple, se ve fuertemente afectado por la epidemia y tuvo que revisar todas sus producciones a la baja. Al igual que estas pantallas para iPhone de Apple fabricadas en Wuhan o alrededor del epicentro global de la enfermedad.

Pero es en la industria farmacéutica donde las consecuencias de la interrupción de las líneas de producción podrían tomar la dimensión más dramática. Los ingredientes activos de alrededor del 80 al 85% de los medicamentos vendidos en Europa se producen de hecho en China en empresas que están al menos parcialmente cerradas porque su personal debe estar protegido contra la propagación del virus. Este desarrollo aumenta el riesgo de una escasez de drogas. Debido a que los principios activos, es decir las moléculas que confieren a los tratamientos sus propiedades terapéuticas esenciales, obviamente determinan su efectividad. Una vez más, las compañías farmacéuticas han cedido como la francesa Sanofi a la orden judicial de los financieros que, en busca de la mejor tasa de rendimiento y obsesionados con “reducir los costos salariales”, han presionado por la organización de este sub-tratamiento.

Las consecuencias de los dogmas más acordados de la globalización liberal en la organización de la producción de repente salen a la luz. Hasta atractivas revisiones espectaculares de posición, aquellos que se encuentran entre sus actores más dedicados. El ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, se arriesgó a admitir que el coronavirus constituiría nada menos que un cambio en el juego, un evento que probablemente cambie el juego del funcionamiento de la globalización. Él señala «la necesidad imperiosa de reubicar un cierto número de actividades». Aboga por la «soberanía económica» de Francia y Europa al avanzar, con respecto al automóvil, la creación de «un Airbus de la batería». O una revisión de la ortodoxia liberal con dimensiones que son tan vagas como modestas, dada la escala de las medidas que se implementarán para realmente reorganizar las producciones mundiales en interés de todos los actores, tanto en el norte como en el sur.

La crisis del coronavirus tiene una doble cara: también conduce a impresionantes acercamientos internacionales, especialmente ya con jugadores chinos, en el campo de la salud, la prevención y la investigación para el desarrollo más rápido posible de ‘una vacuna’. Podría ser, en el futuro, con la condición de aprender del desastre liberal, un factor de acercamiento y una cooperación mucho más amplia, si es necesario para el establecimiento de otra globalización beneficiosa para todos.

La crisis del coronavirus destaca otros problemas fundamentales de salud pública, como el tema de las drogas. El capitalismo transforma nuestra salud en una mercancía en todos los aspectos y, por lo tanto, la industria farmacéutica es una de las más rentables del mundo y está controlada por un puñado de laboratorios privados gigantes que persiguen su propia lógica financiera. Para abordar los problemas de salud pública, se debe nacionalizar todo el sector farmacéutico y poner a disposición los recursos necesarios para la investigación.

A diferencia de la “unidad nacional” que se enfrenta a un riesgo tan significativo de una epidemia de una enfermedad cuyo alcance real y peligrosidad aún no se conocen, es hora de denunciar los intentos de capitalización política por parte del gobierno, pero también por parte de ciertas corrientes, como los partidos de ultra derecha que hacen que la demagogia reaccionaria exija la aplicación de medidas retrógradas que son totalmente ineficaces. Este es también el momento de señalar la naturaleza dañina del sistema capitalista cuya lógica pone en peligro la vida de millones de personas. Por todas estas razones, no podemos confiar en un gobierno o una oposición reaccionaria encarnada para proteger nuestra salud.