En el marco de la II Cumbre de los Pueblos del Mercosur, “Soberanía y Democracia” – Asunción 2018, representantes de organizaciones políticas, sindicales, sociales, estudiantiles, culturales, campesinas, reunidos el día lunes 18 de junio en el Congreso Nacional Paraguayo, queremos expresar nuestra profunda preocupación ante el momento histórico que atraviesan los pueblos de América latina y los del MERCOSUR.

Los Estados Unidos y los grupos económicos y políticos, subordinados a sus intereses, impulsan medidas para aniquilar todos los procesos democráticos, de independencia y de integración.

Nuestros territorios están ocupados por fuerzas militares del régimen norteamericano con el objetivo de apoderarse de los bienes públicos, controlar a la población, colocar y apuntalar a gobiernos sumisos a sus designios y reprimir a nuestros pueblos.

La presencia de la OTAN en territorio americano, decidida por el gobierno de Santos en Colombia, es una declaración de guerra a los pueblos y parte esencial de la ofensiva de la oligarquía regional y global contra los derechos democráticos y sociales de la población.

Los pueblos de la región y del MERCOSUR, están enfrentados a gobiernos autoritarios, ilegítimos y antidemocráticos, como los de Temer en Brasil, Cartes en Paraguay y Macri en Argentina. Estos gobiernos corruptos y entreguistas son los ejecutores de políticas de hambre contra los pueblos al mismo tiempo de asegurar la más descarada impunidad a los responsables del robo de bienes públicos y de la criminalidad financiera transfronteriza.

Ante estos hechos, las organizaciones políticas, sindicales, estudiantiles y movimientos populares reunidos en la II Cumbre de los Pueblos del Mercosur, “Soberanía y Democracia” manifestamos:

  • Respaldamos firmemente todos los procesos y gobiernos democráticos populares de la Región que enfrentan cotidianamente la agresión imperial y la de las oligarquías locales.

 

  • Reconocemos la Convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente Venezolana

 

  • Reconocemos y respaldamos al pueblo y al gobierno constitucional liderado por el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros.

 

  • Acompañamos el proceso de diálogo por la paz en Nicaragua impulsado por el gobierno del Daniel Ortega.

 

  • Exigimos el cese inmediato del criminal bloqueo financiero, comercial y económico, que mantiene el gobierno de los EEUU contra los pueblos hermanos de Cuba y Venezuela. Asimismo, apoyamos la demanda del gobierno de Cuba para que el territorio de Guantánamo, ilegalmente ocupado por los EEUU, sea restablecido a su soberanía.

 

  • Repudiamos el golpista Temer, quien ejerce en forma ilegítima e ilegal el gobierno de Brasil.

 

  • Rechazamos la ilegal y arbitraria suspensión de la República Bolivariana de Venezuela del Mercosur.

 

  • Denunciamos la falta de transparencia y controles en los procesos electorales en las pasadas elecciones presidenciales de Honduras y Paraguay.

 

  • Rechazamos cualquier acuerdo de cooperación imperialista en la región, que militarice la protesta social frente al brutal ajuste económico y el empobrecimiento social de nuestros pueblos.

 

  • Exigimos una salida soberana al mar para Bolivia, como así también reivindicamos los derechos soberanos de la Argentina sobre las Islas Malvinas.

 

  • Reclamamos la libertad de todos los presos políticos del Paraguay, Ecuador, Colombia y Argentina, como así también, el cese de persecuciones contra líderes populares. (Lugo, Cristina, Lula, Dilma, Correa, Evo y Ortega, entre otros)

 

  • Rechazamos y exigimos el cese de la violencia institucional y la criminalización de protestas ejercidas por parte de los Gobiernos de Derecha de la Región.

 

  • Respaldamos al Parlasur como órgano Deliberativo y Representativo del Mercosur.

 

  • Repudiamos la estigmatización, persecución y penalización de los migrantes.

 

  • Defendemos la Soberanía de nuestros Recursos Naturales y rechazamos cualquier intromisión en el Acuífero Guaraní.

 

  • Finalmente, desde la II Cumbre de los Pueblos del Mercosur “Soberanía y Democracia”, reafirmamos nuestra absoluta solidaridad y compromiso de seguir luchando junto al pueblo brasileño por la definitiva libertad del compañero Lula.

Queremos hacerles saber, que

no dejaremos pasar impunemente las injusticias contra nuestros pueblos y nos comprometemos a luchar junto a todos nuestros compañeros y compañeras de la Patria Grande, en defensa de la vida y la libertad.

Los pueblos de Latinoamérica hemos sufrido durante 200 años las agresiones de los imperios que permanentemente avanzaron sobre la soberanía de la Nación Latinoamericana, y sabemos muy bien que si nos tocan a uno nos tocan a todos.

En esta hora, se hace imprescindible trabajar con más fuerza por la consolidación de la Patria Grande para lograr definitivamente el histórico proyecto de la Gran Nación de unidad y liberación de los pueblos latinoamericanos.


¡En la Patria Grande, tenemos un Pueblo digno!