Por Redcomsur***

La última vez que se le pidió dólares vía préstamo al Fondo Monetario Internacional fue en los años 2000/2001. Es decir los chicos de 15 y 16 años que van a votar en el 2019 no habían nacido.

Una cantidad muy importante de ellos tenían 4, 5, 8 años; o sea hoy forman parte de esa gran cantidad de menores de 30 años que apenas si escucharon hablar o pudieron recibir o recoger información sobre lo que es el FMI, las condiciones que impone, las consecuencias para la vida común y concreta de los ciudadanos.

Para colmo allá por el 2006, alguien le paga toda la deuda a ese organismo, así que la única noticia que rondaba en los medios, era que los gobiernos de esos doce años no permitían que los funcionarios del mismo monitoreen nuestra economía. Algo de por sí ya muy alejado de la vida cotidiana de millones de argentinos.

Hoy volvimos al Fondo, pero mucha, pero mucha gente ignora la magnitud e implicancia de esta decisión.
La tarea política es no sólo organizarse, movilizar y denunciar, sino contarle a nuestro vecino, compañera/o de trabajo, al amigo del asado, el deporte o a los familiares más jóvenes de que se trata todo esto.

Narrar lo que vivimos, lo mal que la pasaron muchos argentinos, lo que implicó en esfuerzos colectivos y en recursos del Estado que se podrían haber destinado a fines claramente mejores.

Tareas que hay que tomárselas muy en serio, después que terminemos de putear, de apretar los dientes por la impotencia o simplemente la bronca por todo lo que se está perdiendo y se va a perder. Militar juntos que le dicen.

RED DE COMUNICADORES DEL MERCOSUR