Por Rene Oviedo / RedComSur ***

Son días de buenos deseos y de aparente renovación de quién sabe qué cosa. Termina un año nefasto para el país y la región, con más de 2.200.000 de pobres en la Argentina, todas las trampas de los que asaltaron el poder judicial, la entrega de todos los negocios a los monopolios de la comunicación, y de yapa, lo que nos llega desde Brasil con un xenófogo militar ganando las elecciones. 

¿Qué de nuevo y qué de bueno puede llegar? Para desear algo ciertamente de bienestar de los pueblos y sus organizaciones no es tan urgente mirar los chalecos amarillos del continente de las guerras y los genocidios más repugnantes. Todo bien con sus luchas emergentes pero no pertenecemos a su historia, más bien conviene mirar y cuestionar la propia. Si de pronto nos invade la resistencia internacionalista, pues abracemos la historia de Cuba, la Bolivia con Evo Morales, o la de los pueblos originarios. Lucha por libertad y dignidad, sin caretaje.

Pero aquí nomás, un 2009 tuvimos la sanción de nuestra Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, con debates en plazas, organizaciones, universidades y calles de todo el país. Es injusto pensar que hubo una derrota cultural sabiendo que de allí se han fortalecido algunos espacios como la Red de Comunicadores del MERCOSUR, el PUCARA, los Polos Audiovisuales Tecnológicos y la Defensoría del Público. En todo caso, un objetivo equivocado de reducir toda la ley a la confrontación con Clarín fue parte de las decisiones centralistas que habrá que revisar.

Otro año para desear, el 2014. Fuimos una de las ocho naciones del mundo con un satélite propio en órbita, el primero de la región y con EEUU, el segundo del continente. ARSAT-1 fue especificado, diseñado, financiado, desarrollado, ensamblado y probado en la Argentina a cargo de técnicos y científicos que hoy no tienen lugar en nuestro país. El software fue desarrollado en Argentina. La carga útil del satélite fue importada de Francia, la propulsión de Alemania y el cilindro central y los paneles solares eran de origen europeo. Entrábamos por la puerta grande del anhelado primer mundo, ahora vamos por el patio trasero.

Desde lo más cercano a nuestras experiencias, en 2011 nació en la Cooperativa Libertics de Misiones, el software libre para radios comunitarias GNU/EterTics. Con idas y vueltas, fortaleciendo el camino colectivo y cooperativo, nuestro compañero de la Red de Comunicadores del MERCOSUR, Javier Obregón junto a varixs activistas del software libre y la radio inician en 2014 la Red de Radios Comunitarias y Software Libre, diseñando la versión 4. A partir de ese momento, el camino  se potenció con renovaciones periódicas y un trabajo colectivo de escala regional.

Los deseos del buen vivir son una oportunidad histórica y renovada, en oposición al desarrollo y la idea de progreso que devasta la naturaleza, arrasa con las culturas y afecta negativamente la calidad de vida de las personas y comunidades. Los pueblos originarios históricamente han luchado por la defensa de su visión o modo de vivir, en la búsqueda de una relación armónica con la naturaleza y en equilibrio en las relaciones entre las personas (familia y comunidad). Dicen que vivir bien no es vivir mejor como plantea el capitalismo.

Si vamos a desear un año nuevo plagado de buenas intenciones, no nos olvidemos de la experiencia y la política, de las luchas de compañerxs que ya no están y las conquistas que reivindicamos en esta etapa de resistencia.

*** Red de Comunicadores del MERCOSUR.